Régimen participativo

El régimen de participación es el modelo menos utilizado en España. Con este régimen, cada miembro de la pareja tiene derecho a participar en las ganancias del otro cónyuge, aunque a cada uno le corresponde la administración, disfrute y la libre disposición de sus propios bienes, que le pertenecen cuando comienza el régimen de participación en las ganancias, así como los adquiridos durante el mismo por compra, donación no herencia. Sin embargo, si se adquiere algún bien con el otro cónyuge, dicho bien les pertenecería a ambos.

Este régimen estará activo cuando así se estipule en las capitulaciones matrimoniales, que pueden otorgarse antes de la celebración del matrimonio, o bien en el transcurso del mismo. Para que sea válido debe constar en escritura pública.

El régimen de participación se disolverá con la disolución del matrimonio, cuando éste sea declarado nulo, cuando se decrete la separación judicial de los cónyuges o cuando éstos pacten un régimen económico distinto.

También puede ser disuelto por decisión judicial a petición de uno de los miembros de la pareja cuando, entre otros supuestos, el otro cónyuge haya sido condenado por abandono de familia, cuando haya realizado actos que supongan fraude, daño o peligro para los propios derechos, o cuando el matrimonio lleve separado de hecho más de un año, bien por mutuo acuerdo o por abandono de familia.

Cualquiera de los cónyuges puede pedir también la disolución de este régimen por vía judicial cuando el otro miembro de la pareja haya sido condenado por abandono de familia, cuando esté realizando gestiones que supongan fraude, daño o peligro para los derechos del otro cónyuge, por incumplimiento grave del deber de informar sobre los rendimientos de sus actividades económicas, o por llevar a cabo una irregular administración que comprometa los intereses de su pareja.

El importe de la participación de las ganancias debe abonarse en dinero o a través de la adjudicación de bienes al otro cónyuge. Se podrá solicitar un aplazamiento inferior a tres años, siempre que el pago de la deuda y los intereses que genere este aplazamiento queden garantizados.

Este régimen presenta las mismas ventajas que el de separación de bienes, aunque garantiza una mayor igualdad, al prever la participación del cónyuge con menos beneficios en las ganancias del otro miembro de la pareja.

Atención

El contenido de este artículo está destinado a proporcionar una guía general sobre el tema. El consejo de especialistas debe ser buscado de acuerdo a sus circunstancias especificas.

Renuncia de responsabilidad del sitio web

La transmisión y recepción de la información contenida en este sitio Web, en todo o en parte, o la comunicación con InfoAbogados.Es a través de Internet o correo electrónico a través de este sitio Web no constituye ni crea una relación abogado-cliente entre nosotros y ningún destinatario. Usted no debe enviarnos ninguna información confidencial en respuesta a esta página web. Tales respuestas no crearán una relación abogado-cliente, y cualquier cosa que usted nos revele no será privilegiada o confidencial a menos que hayamos acordado actuar como su asesor legal y usted haya firmado un acuerdo de compromiso por escrito con InfoAbogados.Es. Es posible que el material de este sitio web no refleje los desarrollos legales más actuales. El contenido y la interpretación de la ley a la que se hace referencia en el presente documento están sujetos a revisión. Rechazamos toda responsabilidad con respecto a las acciones tomadas o no basadas en cualquiera o todos los contenidos de este sitio en la máxima medida permitida por la ley. No actúe ni se abstenga de actuar en base a esta información sin buscar asesoría legal profesional.